Por: José Molina

Hace unas horas, Rubén Toledo atravesó el Atlántico para llegar a Francia donde lo espera uno de los mayores retos de su vida: participar y terminar el Ultra Trail Mont Blanc (UTMB), la prueba madre para cualquier corredor de montaña que se respete a sí mismo y que no tema arriesgarlo todo, la vida incluso, a cambio de la satisfacción íntima y personal de saberse al nivel de los mejores deportistas extremos del planeta.

Rubén Toledo Rosado, oaxaqueño, zapoteco istmeño de El Espinal, con 45 años de edad, ha tomado muy en serio lo que comenzó siendo trotes recreativos por veredas de cerros y montañas de las sierras de Oaxaca y que se ha transformado en una verdadera pasión: correr por las montañas del mundo en pruebas extremas.

El año pasado, Toledo participó en el Ultra Fiord 2016, una travesía de 100 millas en la Patagonia Chilena, logrando terminar la prueba. Ahí un corredor mexicano, Arturo Martínez, originario de la Ciudad de México, perdió la vida. La montaña cobra tributo y todo aquel que quiera conocerla de cerca debe estar dispuesto a correr el riesgo.

El UTMB en su versión ultra es una prueba de 169.4 kms., con un trayecto que toca tres países: Francia, Italia y Suiza, y en el cual las condiciones climáticas pueden ser variables y veleidosas, pasando de un sol tibio y acariciante a una furiosa tormenta eléctrica veraniega. A lo largo de ese trayecto, solamente hay cinco puntos permitidos de abastecimiento; la menor altitud (1,035 msnm) está en Chamonix, el pintoresco pueblo donde se fijan el punto de salida y meta; la mayor altitud está en Col des Pyramides Calcaires (2,563 msnm).

En algún momento le preguntamos a Rubén, ¿cuál era su motivación para participar en este tipo de pruebas? su respuesta fue sincera: “Lo hago –dijo- porque además de beneficios en salud física que permiten minimizar los riesgos de enfermedades como la diabetes y daños por colesterol y triglicéridos, los beneficios mentales o perisológicos son enormes: incrementas la autoestima y autodominio de tus emociones; elevas la capacidad de raciocinio; te vuelves más tolerante y tomas mayor conciencia del tiempo; se incrementa tu sentimiento de solidaridad y adquieres mayor temple y amor y respeto por la naturaleza.”

Esperamos que Rubén Toledo termine con bien esta prueba y que a su regreso nos platique de su inolvidable encuentro con el Mont Blanc.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta