Esto es Oaxaca
Esto es Oaxaca

A la hora que escribo estas líneas un escalofrío recorre mi cuerpo, la lluvia no ha dado tregua y cada noche al salir de la oficina me empapo mientras camino por las calles del centro. Dicen los abuelos que estas aguas son buenas para el campo y que en Oaxaca es tradición mojarse en los Lunes del cerro.
Nuestra ciudad ya huele a fiesta, los convites y calendas han iniciado y en todos las esquinas hallamos manifestaciones de “La Máxima Fiesta de los Oaxaqueños”, la Guelaguetza es un referente de la vida cultural y política del Estado, a esta festividad asisten propios y extraños a maravillarse con los trajes y las danzas que se ejecutan en el aire con sombrero en vuelo.
El auditorio se viste de gala y recibe a quienes llegan desde los rincones más inhóspitos de nuestro Estado a ofrecer sus bailes, su mezcal, sus piñas, sus pañuelos, sus sombreros y sus versos. La magnificencia de este encuentro recae en la yuxtaposición de realidades, costumbres y tradiciones que durante unos instantes circunscriben su existencia a la entrega total de su alma, de su historia y sus ancestros.
Más allá de los bailes, de los penachos, de las faldas, de los tejidos multicolores y las bandas de música que van de un jarabe hasta una lejanía vuelta lamento, el mensaje de hermandad que guarda este gesto es prueba ineludible de la alegría de nuestra gente y de ese corazón tan noble que en Oaxaca sigue latiendo.
La Guelaguetza es una muestra de la grandeza cultural y humana de nuestro estado, en Oaxaca sin importar distancias, lugares o encierros, hallamos entre los pueblos una hospitalidad que sigue asombrando a los viajeros, a donde vayas siempre encuentras sonrisas amables y afecto sincero, siempre hay con quien hablar, con quien compartir el pan, con quien charlar sobre las tradiciones y costumbres de nuestros pueblos.
Entre las ocho regiones de este maravilloso estado habita la grandeza de un guajolote vuelto ofrenda y un mezcal que siempre se ofrece como muestra de cariño fraterno, aquí viven los versos picantes que de tanto en tanto se van diciendo, aquí el zapateado se acompaña de pañuelos y las bodas de mole negro.
Esto es Oaxaca, fiesta, tradición, colores, música, baile, mezcal, tepache y poleo.
Y mientras espero el momento de mojarme un Lunes del Cerro me da por caminar por las calles y escuchar un viento que habla de que en Oaxaca estamos listos para recibir el espíritu de la Diosa Centeotl.

Texto: Elizabeth Pérez Castro

Esto es Oaxaca
Esto es Oaxaca

Texto: Elizabeth Pérez Castro

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta