Una mañana me levanté y como de costumbre realicé la misma rutina de todos los días, levantarte, tender la cama, asearte y justo cuando levanté la cabeza y miré mi rostro reflejado en aquel espejo me pude percatar de todos los cambios que había sufrido mi cuerpo a causa de los años, después voltee la mirada y a mi alrededor solo pude percatarme de una maleta vieja que nunca viajó, un pasaporte que nunca sus hojas ocupó y un cuerpo fatigado de tanto trabajar.

¿Y tú?, ¿Qué estás esperando?, que te vuelvas viejo, quedarte sin ganas y ya no puedas más. No mi amigo, aun estás a tiempo. Renuncia a todo aquello que te lastima, aquello que no te gusta, que no quieres y que hace mucho tiempo dejaste de disfrutar, aun estás a tiempo de romper las cadenas de los prejuicios que tanto te esclavizan y no te dejan continuar.

Ciérrale las puertas al pesimismo y viaja para vivir experiencias increíbles, para perderte y encontrarte, para descubrir lugares inimaginables que solo Oaxaca te puede brindar, viaja y  llena la cartera de boletos y experiencias, porque quizá una mañana también despiertes y descubras que este mundo está hecho para los valientes, valientes como tú y como yo, que a pesar de tener miedo nos lanzamos al vacío, porque sabemos que en el vuelo nos saldrán alas para volar y encontraremos en lo más profundo de nuestro ser aquello que tanto necesitamos y si no lo hayamos no importa, ya inventaremos una excusa para volverlo a intentar.

Zonas arqueológicas, pueblos mágicos, no importa a donde te dirijas; el camino siempre te lo van a señalar los campos de agave verde. Viaja y enamórate, enamórate de Oaxaca, de su gente, disfruta la música y baila un lindo son, baila la sandunga, canta el dios nunca muere y si aún te sobra el sentimiento canta la martiniana que rompe los corazones, toma las maletas, cuelga tu mochila al hombro y escápate, toma el primer vuelo, el ultimo autobús, pero no te detengas, no dejes de avanzar y arriésgate, recuerda que nunca es tarde para volver a empezar.

Descubre, aprende y si lo crees necesario… olvida y perdona, piérdete en un pueblo de Oaxaca y te aseguro que pronto descubrirás su magia, encuéntrate contigo mismo y al final del día quiero que tomes ese celular y me compartas en los comentarios no de a dónde quieres ir, sino a donde iras y cuando lo harás, con esa seguridad que te identifica y esa fe que nunca te abandonará.

 

Por: Monserrat Trujillo

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta