Mujer de los sueños húmedos y herencia zapoteca, esa eres tú mi querida oaxaqueña. Mujer de pasión exorbitante, que tejes la palma … y recuerdas el día en el que caminabas por los montes de Santa Cruz Tixtla, tierra donde habitan las estrellas y cultivan hortalizas.

Eres hermosa y perfecta mujer miahuateca, tus ojos son como dos estrellas de esperanza, tus labios un manjar para todo aquel que los besa, tus manos, cansadas y  poco cuidadas, marcan en cada línea y cicatriz un refugio para obsequiar una caricia.

No te avergüences de tu cuerpo, que tus pechos son el alimento divino para el niño que se alimenta de ellos, eres vida, eres el fruto anhelado para la pareja que te desea.

Mujer, eres perfecta, porque tu belleza provienen de tus nobles sentimientos, un espíritu fuerte que siempre está lista para superar cualquier adversidad y encontrar tu verdadero ser que es tu alma.

Esa eres tu mi querida oaxaqueña, un caminar de estrellas, agricultora por naturaleza y en quien mi corazón marchito llora sin cesar.

Y si algún día, a tus oídos llegan mis ruegos de mi pasión, cambia la pena que me consume y da tu perfume a mi corazón. Mujer oaxaqueña, errante de las tierras donde dios nunca muere.

Por: Monserrat Trujillo

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta