MIGUEL ALVARADO

Maestro del arte y la innovación

Por: José Molina

Conocí la libertad y me gustó: Miguel Alvarado

En su lejana infancia Miguel Alvarado maravillado por el color y las formas que ilustraban las páginas de una revista que periódicamente llegaba al consultorio de su padre, en su natal Nochixtlán, Oaxaca, se hizo a sí mismo la promesa de consagrar su vida al arte y lo cumplió.

 Hoy Miguel, a sus 59 años, al hablar con Oaxaca Nuestro echa atrás una mirada con nostalgia que es a la vez reflejo de satisfacción, de conocimiento y de seguridad para continuar avanzando por los siempre impredecibles senderos del quehacer artístico.

 Justo “Oscuros laberintos embrollan los senderos”, (mixocolografía en formato grande -236 x 148 cms-, 2006) actualmente en exhibición en la galería Atoko 555 parece ser una autobiografía del autor y prueba fehaciente que aún en esta época de vertiginosos avances tecnológicos, la investigación en el taller y el trabajo duro y constante pueden dar resultados sorprendentes.

 Miguel Alvarado es el padre de una nueva técnica bautizada por él mismo como mixocolografía.

 Fiel a la promesa de entregar su vida al quehacer artístico Miguel Alvarado intuyó desde su primera juventud que los artistas no son producto de lo casual. Decidido a tomar su propio camino, se apartó de la educación formal tradicional -que quizá lo hubiera llevado a ser médico como su padre-, para inscribirse en el, Centro de Educación Artística (CEDART) en Guadalajara.

 Ahí en el CEDART de Guadalajara,  en una época en que la ciudad vivía una gran efervescencia cultural, Miguel Alvarado comenzó no sólo a conocer de técnicas y materiales sino también a abrevar del pensamiento de artistas plásticos como Miguel Ángel López Medina quien ha pregonado siempre el compromiso social de los artistas, la necesidad de alejarse del “arte por el arte” y la obsesión incluso de “enseñar donde se pueda”.

Luego de siete años en el CEDART de Guadalajara, la siguiente parada de Miguel Alvarado fue en la Academia de San Carlos, santuario de las artes gráficas en América Latina con prestigio internacional y semillero y cuna de grandes artistas tanto mexicanos como de otras partes del mundo.

Ahí nuetistro artista oaxaqueño, siempre aprendiendo, se desempeño durante 16 años como maestro de litografía. Durante esa época convivió con alumnos de latitudes tan distintas como Japón, China, Egipto, Francia, Alemania o Brasil a la vez que fue afianzando su lugar como docente.

 “¿Que por qué salí de San Carlos?” se pregunta, reflexiona brevemente y agrega que en ese entonces las políticas públicas llegaron a un punto de inflexión y llegó como director de la academia un hombre más enfocado a lo administrativo-utilitario que al apoyo del quehacer artístico. “Esa fue la razón por la que decidí salir”. Señala

 “Conocí la libertad y me gustó”. Subraya enfático y sin necesidad de agregar más palabras nos recuerda que los artistas son, por naturaleza, hombres libres.

 Esa obligación de ejercer la libertad fue la que lo llevó en un peregrinaje que aún no termina. Ha recorrido países, culturas, ciudades, instituciones y galerías, siempre enseñando y aprendiendo, conviviendo con artistas como Cornelio García, Penélope Downs, Valdimir Cora y Mauricio Lasansky entre otros.

 Con Lasansky incluso rescató de Alemania un tórculo original que estuvo a  punto de perderse. Esa pieza, alma del taller de grafica, ahora se exhibe en un museo de la ciudad de Oaxaca.

Una vida dedicada al arte le ha permitido al maestro Miguel Alvarado conformar un currículum impresionante, en cuanto a exposiciones individuales y colectivas se refiere al igual que impartiendo cursos en las distintas técnicas que domina con maestría.

 Mestizarte y Fine Arts Museum de Chicago, Museo de Arte Contemporáneo de Zacatecas, Casa de Morelos en Ecatepec, Edo.Mex., Universidad de las Américas, son algunos de los lugares e instituciones donde el artista ha desarrollado su trabajo.

 Incansable, Alvarado admite que exponer obra de arte es necesario para tener un público más sensibilizado hacia el arte y artistas más educados. Reconoce que muchas personas que se autodenominan artistas producen pero han colocado su actividad a nivel artesanal porque si bien hacen sus grabados, ordenan maquilar sus tirajes en algún taller que se dedica principalmente a eso.

 Consciente de que el desarrollo tecnológico ha impactado también en el quehacer artístico afirma categórico que en ningún plotter, por fino que sea, se podrá producir arte, a lo mucho, señala, producirá artesanía.

 Actualmente en la Ciudad de Oaxaca tenemos oportunidad de entrar en contacto con una muestra de la obra de Miguel Alvarado. “Tengo necesidad de los pájaros para hablar con la multitud” (Oleo sobre tela, 210 x 160 cms. 2004) es otra de sus piezas en exhibición en Atoko 555, Galería de Arte.

 Atoko 555 un pequeño santuario del arte en Oaxaca

 Al caminar por las calles del centro histórico de Oaxaca siempre está uno expuesto a encontrarse con inusitadas y agradables sorpresas. Una de ellas es Atoko 555, pequeña pero imperdible galería de arte ubicada en Matamoros 407, entre Crespo y Tinoco y Palacios.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta