Por: Edwin Yancovi

Oaxaca es un estado que cuenta con una gran variedad de fiestas populares, que constantemente se celebran en las comunidades donde los pueblos originarios tratan de conservar las tradiciones con las que mucha gente creció.

 

Hoy hablaremos sobre una danza, un evento religioso y social que caracteriza a la comunidad en la fiesta y enamora al visitante que lo observa en San Bartolomé Zoogocho, una comunidad ubicada en la región de la Sierra Norte a 3 horas de distancia de la capital oaxaqueña; donde cada 24 de agosto realizan su fiesta patronal y en un día lunes por la tarde poco antes de finalizar su festividad realizan sobre el atrio de la Iglesia una presentación llamada “La Recua”, mejor conocida como “Los Arrieros”.

 

En esta comparsa realizada por personas originarias de la comunidad, los participantes visten con diferentes atuendos ya sea regionales o contemporáneos; también se presentan personas pintadas con tizne en el cuerpo y a la hora del baile y con la alegría de la música que interpretan las bandas presentes en la festividad, las personas pintadas con ayuda de una carretilla derriban y “raptan” sorpresivamente a los bailarines, llevándolos a la parte trasera de la Iglesia, causando risas entre los espectadores y los propios danzantes quienes observan cómo se llevan a un catrín, una persona vestida de político, señora o inclusive un personaje de cine; pero como toda presentación esta tiene su historia.

Comenta el señor Flavio Gómez habitante de la comunidad, que la presentación de “La Recua” se originó en los inicios de la revolución mexicana; en aquella época en la comunidad de Zoogocho se acercaba la fiesta patronal y debido a eso se preparaba la llegada de una danza para la festividad. Pero en ese tiempo ocurrían sucesos impetuosos en los alrededores de la población ocasionados por forajidos que cerca de un lugar conocido como “Río 20”, ruta por la cual se tenía que pasar para llegar a Zoogocho, impedían que las personas transitaran con tranquilidad.

 

Debido a ello, cuenta Don Flavio, el pueblo no logró preparar actos ni conseguir una danza que ofrecer para el día de la festividad, por lo que una persona originaria de Yalalag que residía en el pueblo, propuso realizar un acto alusivo a lo que sucedía en los alrededores de Río 20; así que invitaron a las personas del pueblo a que se vistieran al gusto de cada uno y aparte se formara un grupo donde con una carretilla representaran a los forajidos que impedían el libre tránsito en aquella zona de la región.

 

La idea tuvo tanta aceptación en el pueblo, que el acto lo llegaron a hacer propio y lo convirtieron en una costumbre, por lo que ahora cada año con entusiasmo realizan la presentación de “La Recua”.

Lo impresionante es como este suceso pudo dar paso a la creación de una presentación que ahora caracteriza al pueblo, quienes transmiten un mensaje, el cual invita a disfrutar la vida dejando atrás los sucesos perjudiciales.

 

Aplaudir, reír, bailar al son de la música es lo que nos permite apreciar la presentación de “Los Arrieros” que sin duda dejará en el espectador que lo contemple un momento de magnifica alegría que no podrá olvidar, como tampoco olvidará su visita por la sierra oaxaqueña.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta