Por: Mtro. Juan Antonio Gómez Cardenas

“Cuando las cúpulas empresariales se convierten en comparsa y aplaudidores del gobierno a cambio de una plurinominal, abandonan su razón de ser”

Miguel Torruco Marqués

El turismo es una fuerza cultural, económica y social cuyo impacto en todos los sectores de la sociedad es reconocido universalmente, ya que pone en contacto a personas de formación y niveles de vida diferentes, estrechando relaciones, anulando arrogancias, siendo el turista un embajador de la cultura de su país quién a su vez asimila la cultura con la cual se pone en contacto; el turismo complementa los elevados objetivos de paz y cooperación entre los habitantes que de forma directa o indirecta se ven impactados por esta actividad económica y los compromete para apoyar los esfuerzos tendientes para conseguir su integración y lograr las metas económicas que refrenda.

Conscientes de la gran importancia económica, social y cultural que tiene el turismo para el desarrollo global y equilibrado de nuestro país; estados y municipios turísticos, han buscado converger acciones conjuntas con el objetivo de asegurar un desarrollo rápido, armónico, y equilibrado para el Oaxaca Nuestro.

Afortunadamente la Ley General de Turismo del 2009 con última reforma en 2015, precisa en su artículo 9 fracción V de forma indicativa, que se deberán de establecer los Consejos Consultivos Locales de Turismo para el caso de las entidades federativas, así como en los ámbitos federal y municipal. Siendo este modelo de coordinación de acciones, una oportunidad que vale la pena considerar y consolidar, ya que la integración y operación de estos cuerpos colegiados busca servir como eje catalizador de todos y cada uno de los esfuerzos que en materia de turismo alientan la planeación democrática y participativa; generando acciones concretas, consensuadas y evaluadas por los expertos en la materia, contribuyendo a enlistar las acciones prioritarias del sector en el corto, mediano y largo plazo, que Oaxaca requiere en todas y cada una de las áreas de oportunidad en promoción y difusión, control de servicios, planeación e investigación, congresos y convenciones, y sobre todo la programación de actividades culturales y recreacionales las cuales le dan identidad a nuestro estado.

Sin embargo, el éxito o fracaso de los Consejos Consultivos Locales de Turismo en otras entidades, se deben en gran medida a la convocatoria que las actuales autoridades tengan con los diversos actores sociales del turismo en Oaxaca, a través de sus asociaciones, cámaras, consejos, uniones y organismos legalmente establecidos, así como los colegios de profesionistas y las Universidades, Escuelas e Institutos de Turismo y Gastronomía que se ubican en nuestro estado de Oaxaca. Ya que serán ellos mismos en un principio quienes indicarán los errores, las causas y consecuencias que en materia de turismo se adolece, pero sobre todo serán los responsables de manifestar las soluciones especificas a cada problema, así como las posibles alternativas para eliminar los conflictos y deficiencias que deprimen la actividad.

La mecánica en como deberán de operar los Consejos Consultivos se define claramente en los artículos 12 y 13 de la Ley General de Turismo, estableciendo los alcances y limites de participación de quienes tendrán la oportunidad de conformarlos y coadyuvar plenamente a la transformación y desarrollo de las actividades turísticas de nuestra entidad.

Retomando los modelos exitosos de los fideicomisos que se han establecido en otras entidades federativas y los casos excepcionales de los consejos de promoción que se han integrado en otras partes del mundo como lo es el caso de Visit Florida, Turespaña, y la Maison de la France, es impostergable la integración del fideicomiso de promoción turística derivado del impuesto al 3% de hospedaje que se genera en nuestra entidad y que deberá de ser un organismo autónomo  con carácter gerencial y sobre todo transparente en el manejo de esta recaudación, quien conjunte los esfuerzos de promoción y difusión de nuestra entidad.

Es importante considerar los apartados que la Ley General de Turismo indica sobre la accesibilidad para el turismo con capacidades diferentes, en las obras de infraestructura, en los espacios públicos y en las actividades programadas en nuestro país y nuestra entidad para consolidar este segmento de turismo que arriba a nuestro país.

Con el número de decreto 2088, fue aprobada el 11 de noviembre de 2016 y publicada en el periódico oficial el 12 de noviembre del mismo año; con entrada en vigor el primero de diciembre de 2016 una Nueva la Ley Estatal de Turismo, como un traje a la medida para la presente administración, que abroga la anterior con fecha 5 de julio de 2005, la cual sin duda alguna era obsoleta y fuera del contexto de la realidad nacional, estatal y municipal; sin embargo, esta Ley fue cocinada de forma inmediata, urgente y express sin la pertinente convocatoria a todos los actores sociales del turismo para participar en foros de discusión y mesas temáticas para su construcción, con el justo fin de adecuarla a las exigencias que la actividad turística demanda.

La Presente Ley podría ser duramente criticada debido a la falta de una visión especializada en la materia, de lo cual adolece en su redacción y conceptos, sin temor a equivocarme no presenta de forma clara y precisa las reglas del juego solo de forma enunciativa, de cada uno de los organismos con los cuales pretende armonizarse con la Ley General como son los Consejos Consultivos de Turismo y la Comisión Ejecutiva de Turismo; es más en su Transitorio Cuarto  establece que dentro del periodo de los 120 días naturales a su entrada en vigor será presentado por el títular del ejecutivo el Reglamento correspondiente de esta Ley, han transcurrido al momento de escribir estas reflexiones 14 de junio de 2017 (196 días) y no se ve aún el instrumento jurídico complementario para esta Ley Estatal de Turismo lo cual podría darle toda la claridad a estas dudas.

Eso si,  puede observarse un inmenso manejo de redes sociales de “reunioncitis” con diversos actores del sector, los más cercanos, los de siempre, abordando el tema del desgastado término de “desarrollo de producto turístico” o de la “rutitis” que se ha comprobado que ha afectado a todas las entidades del país, las cuales se vienen planteando desde hace más de cinco años con clubes de producto, comités de ruta y más “reunioncitis” sin resultados priorizados el corto plazo de más turistas, más derrama económica y aumento del promedio de estancia. Con el riesgo de caer en la idea de que todo está bien al momento de cantar indicadores, pero sin un fundamento, metodología y argumento legal. Esta reflexión intenta ser constructiva en animo de que el turismo como lo mencione al inicio de este artículo es una fuerza que nos une, eliminando toda postura de arrogancia y fraternizando en su comunidad receptora los objetivos de paz y cooperación.

gomcard@yahoo.com

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta