Se sabe que en el año 200, ante la desaparición de Monte Albán como un gran imperio. Mitla había empezado a ser parte de nuestra historia, consolidándose como una población y centro de poder para los zapotecas del valle.
Mitla, santuario de columnas monolíticas y patios de diferentes dimensiones, ubicado en distintos niveles.
Recinto de frisos y grecas, tierras del descanso eterno, tierra sagrada que ocultas en tus laureles la maravilla de un te quiero.
Pueblo mágico que acompañas al resonar de tus campanas el recorrido de dos vidas que a pesar de aprender a ser amigos y a mirarse de perfil un día de equinoccio unieron sus manos en el salón de las columnas, la fuerza erótica sabiamente canalizada entre un varón y una mujer.
Zona arqueológica con tus seis columnas, que expresas la fertilidad y el poder más grande de la fuerza sexual: el matrimonio.
Y como escribió Diego Ojeda, “mujer, no creas que te miento, no le pongas candados a tu soledad.”
Mujer eres poesía y sin miedo al porvenir te digo que quiero todo contigo, por como un día nuestro antepasado dijo: estando juntos y en equilibrio, en todos sus aspectos, estaremos muy cerca de arrancarle a la naturaleza sus más preciados secretos.

Texto:  Monserrat Trujillo.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta