Texto: Elizabeth Pérez Castro

Porque el diluvio duró 40 días, porque el pueblo de Dios vagó 40 años en el desierto, porque Moisés pasó 40 días orando en la cima del Sinaí, porque Elías anduvo durante 40 días por el desierto, hasta encontrarse con Dios, porque 40 días caminó Jesús por el desierto para ser tentado por el demonio y venció.

Ha iniciado la cuaresma, tiempo religioso que lleva a los creyentes a postrarse ante su Dios, en Oaxaca son tiempos solemnes, tiempo de reconciliación y reflexión. El miércoles de ceniza marca el inicio de uno de los ritos más importantes del catolicismo, como cada año miles de personas acudieron a las iglesias a recibir las cenizas que son impuestas en la frente mientras el sacerdote recita una de las dos frases que para ese propósito dicta la iglesia: “Polvo eres y en polvo te convertirás” o “Convertíos y creed en el Evangelio”.

En diversas comunidades de nuestro estado el miércoles inició con las procesiones, misas solemnes y el llamado a buscar la salvación. El misticismo que encierra el inicio de la cuaresma viene acompañado del olor del sahumerio y mujeres cubiertas con rebozos negros, que oran y entonan canciones que hablan de misericordia y lamentación. Los tonos de morado se hacen presentes en las iglesias y como si de una prueba de la existencia de Dios se tratara, las jacarandas comienzan a tapizar de morado las calles.

De acuerdo con el derecho canónico el tiempo de cuaresma es un tiempo penitencial, durante el cual los católicos realizan ofrendas a Dios en aras de reparar sus faltas, los sacrificios con que se les pide agradar a Dios vienen en forma de pequeñas acciones como ser amables, practicar la tolerancia, entre otros. Durante los próximos viernes, como dicta el canon 1251, los creyentes se alimentarán sin consumir carnes rojas como una práctica de penitencia y una forma de recordar la pasión de Cristo.

Han iniciado cuarenta días de un tiempo que servirá para exacerbar la fe y las prácticas religiosas del catolicismo y que culminarán en una de las tradiciones más emblemáticas de Oaxaca, la Semana Santa. Mientras para algunos la cuaresma significa la proximidad de las vacaciones, para otros es tiempo de renovación, de reflexión y arrepentimiento. En las cocinas oaxaqueñas es tiempo de llenar las mesas con mariscos y pescados, tiempo de reunir a la familia para ir a misa y recordar que pese a todo somos católicos, creyentes y entregados que asisten a la iglesia y se preparan para acompañar a la Virgen en su dolor.

Para mí, la cuaresma es el recuerdo de mi abuelo sosteniendo mi mano cuando un día, siendo niña aún, le dije “Abuelo, las jacarandas son moradas”, él respondió “Si”, yo insistí “Abuelo, las jacarandas saben que es cuaresma por eso”, sonrió y me dijo “Ves, Dios es muy sabio”.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta