Santa María El Tule
Santa María El Tule

Texto: Elizabeth Pérez Castro

Nadie lo vio nacer, quizá nadie lo vea morir. Desde hace más de dos mil años el ahuehuete habita esta tierra, su tronco de formas caprichosas es vida que mana desde la profundidad y alimenta a todo aquello que lo rodea, sus ramas que nunca están secas, sus hojas que siempre bailan al compás del viento y su majestuosidad, son seña de que el hombre es apenas una partícula fugaz.
El árbol del Tule es una maravilla que parece no tener fin se calcula que posee un diámetro de 14.36 metros, una altura de 45 metros, y una edad aproximada de dos mil años, es verde y frondoso, un árbol añoso que parece contemplarnos desde su inmensidad, es dueño de la tierra y bajo su sombra la naturaleza nos sorprende dando testimonio de eternidad.

Cuenta una leyenda zapoteca que fue plantado por Pechocha, un sacerdote del dios del viento y que el Tule es un sitio sagrado. Otra leyenda narra que el Rey Condoy viajaba a Mitla y en el trayecto decidió descansar y que al clavar su bastón en la tierra éste empezó a retoñar, a su muerte el espíritu de Condoy se quedó prendado en el árbol y desde entonces habita bajo las ramas del frondoso ahuehuete.

Santa María del Tule es una población que se encuentra a quince minutos de la ciudad de Oaxaca, por ser un lugar de paso entre la Ciudad de Oaxaca y otros grandes atractivos como son Tlacolula y Mitla, llegar a este lugar es fácil, ya sea en auto, taxi foráneo o autobús.
En el Tule se dan cita propios y extraños para admirar la leyenda viva que es el árbol sagrado. El ahuehuete ó sabino se encuentra en el atrio de la iglesia en que se venera a la Virgen María en la advocación de la asunción.

La fiesta patronal que se celebra durante la primera quincena de agosto ofrece espectáculos propios de las costumbres y tradiciones de los Valles Centrales, durante algunos días es posible asistir al convite, la quema de fuegos artificiales y la feria que se instala con motivo de la festividad de la Virgen de la Asunción. Su iglesia, aunque pequeña en comparación de las grandes construcciones religiosas de Oaxaca, suele llenarse de flores y velas adornadas de Teotitlán como muestra de la fe y voluntad de los creyentes que acuden a visitar a la Virgen.

Durante todo el año es posible disfrutar de los atractivos que este sitio ofrece a los visitantes, en él se encuentra el mercado de artesanías y el mercado de comida donde pueden disfrutarse todos los platillos típicos de la región. La tranquilidad de El Tule lo convierte en un lugar propicio para compartir tiempo con la familia y disfrutar de la vida sin contratiempos.
Vale la pena acudir para conocer uno de los sitios más emblemáticos de Oaxaca y dejarse atrapar por la magia y el misticismo que rodean al ahuehuete. Ya lo dijo Juan de Dios Peza “¡Junto a un árbol así nada es el hombre!”

 

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta