Por: Redacción

En el corazón de Oaxaca, entre las casas de arquitectura colonial y verde cantera, en 2.3 hectáreas de tierra se encuentra la representación viva de la flora oaxaqueña. Alejandro nos recibe como quien se encuentra con un viejo amigo y lo invita a pasar a su jardín, a conocer sus plantas, sus árboles y sus secretos. Tuvo un sueño y lo conquistó. Todo empezó hace 24 años, cuando en una charla con Toledo, el pintor le comentó lo que en aquel entonces era apenas un rumor; Salinas de Gortari sacaría al ejército de Santo Domingo y el espacio quedaría libre, ¿para qué? Eso era aún un misterio.

Corría 1993 cuando se constituyó PRO OAX, organización que impulsó dos ambiciosos proyectos: el Libramiento de Viguera y Santo Domingo. Pero la idea de crear un jardín botánico en la parte trasera del Convento, fue gestada por Alejandro de Ávila, actual Director del Jardín Etnobotánico; quien no solo quiso hacerse de la mayor cantidad de flora endémica posible, sino reflejar el misticismo y peculiaridad de todas las regiones del Estado de Oaxaca en un solo espacio; de esta idea deriva el nombre de “Etnobotánico”.

En sentido estricto, la “etnobotánica” es una ciencia que estudia las relaciones entre los seres humanos y las plantas. Así, el colocar el pre fijo “etno” al jardín botánico, no fue una ocurrencia, sino mas bien una forma de dotar de un sentido más profundo a un proyecto que buscaba mostrar la interacción y la relación tan particular que los oaxaqueños tenemos con nuestro entorno.

A Alejandro de Ávila le atraviesan mil emociones por el rostro cuando habla del Jardín que concibió como un sueño y hoy es una realidad.

OaxacaNuestro– ¿Cómo nace la idea del Jardín Etnobotánico?

Alejandro de Ávila– Propuse la creación del Jardín Etnobotánico en 1993, antes de irme a Berkley a estudiar un Doctorado. Preparé la propuesta porque consideré que esto valía la pena, así que diferí mi salida para presentarle el proyecto al Maestro Toledo.

La idea del Jardín es dar dos mensajes, el primero es que Oaxaca es una de las regiones más complejas del país y el hemisferio, la historia geológica el territorio ha creado una zona que da como resultado el estado más biodiverso de México. El segundo mensaje, tiene que ver con mostrar que no es una coincidencia que en el área más complicada desde el punto de vista de la historia natural; sea al mismo tiempo el área con la mayor riqueza humana. No es fortuito que en la región de mayor diversidad natural, tienes también la mayor diversidad cultural.

OaxacaNuestro– ¿Cuándo comienzan los trabajos para la construcción del Jardín?

Alejandro de Ávila– El proyecto de 1993 fue la base para que al año siguiente en 1994, el Gobierno Federal a través de CONACULTA y el INAH, Fomento Social Banamex, Gobierno del Estado y Francisco Toledo; constituyeran un fideicomiso que permitiera la creación del Jardín. Sin embargo, los trabajos de restauración de Santo Domingo impidieron que los espacios interiores fueran cedidos para iniciar la construcción; así que hubo que esperar hasta 1997.

OaxacaNuestro– ¿Cuándo comenzó a trabajar en el Etnobotánico?

Alejandro de Ávila– Fui nombrado Director del Jardín en octubre de 1997, aunque todavía no existía el jardín como tal. La primera fase de trabajo consistió en limpiar y acondicionar el suelo; ya que, derivado de los años en que los Dominicos produjeron mortero en lo que ahora es el Jardín, la tierra estaba impregnada de caliche y eso no es bueno para la mayoría de las plantas. Así que la primera fase de trabajo fue limpiar lo mejor posible la tierra y enriquecerla con abono, trajimos estiércol de res de los establos del Valle de Etla y al mismo tiempo sembramos frijol abono para crear compostas e ir nutriendo el suelo.

Paralelamente durante la fase de mayor crecimiento estuvimos recolectando desechos en todos los restaurantes aledaños, las fondas, las tiendas de jugo, el tianguis. Les pedíamos a las personas de los mercados que nos ayudaran regalándonos sus cáscaras de frutas y sus desechos de verdura. Todas las mañanas hacíamos un recorrido para traer esas donaciones. Fue un trabajo de mucho tiempo para mejorar el suelo. Ya después comenzamos el trasplante de especies.

OaxacaNuestro -¿Cómo han seleccionado las especies que posee el jardín?

Alejandro de Ávila– En 1994, mientras estudiaba el Doctorado, hice la lista de especies prioritarias del Jardín, que hasta la fecha es la lista maestra, la cual fue elaborada con base en una metodología, porque no podemos dejar nada al azar cuando se trata de vida. Además tenemos solo 2.3 hectáreas de terreno y no podemos tener aquí toda la flora oaxaqueña.

OaxacaNuestro– ¿Cuántas especies posee el jardín?

Alejandro de Ávila– Nos acercamos ya a las mil especies, no doy una cifra exacta porque estamos encontrando constantemente en el jardín plantas que nosotros no sembramos, que nacen porque se riegan las semillas por el viento, por las aves que vienen al jardín, las esporas de los helechos y también de los murciélagos que llegan atraídos por el árbol de higos que tenemos.

Al día de hoy no existe una lista terminada de la flora de Oaxaca, ya que constantemente se están aportando nuevos registros de plantas que se conocen de otros estados y que ahora sabemos que también crecen en Oaxaca; y lo más importante se están encontrando nuevas especies que no se conocían en ningún lado, que son oaxaqueñas y eso está incrementando la lista.

Pero se estima que la flora total de Oaxaca es de 13mil especies y nosotros aspiramos a tener el 10%, pero todavía falta mucho trabajo.

OaxacaNuestro– Tenemos entendido que con el invernadero, será más fácil alcanzar esta meta.

Alejandro de Ávila– Así es, actualmente estamos en fase de prueba. Las plantas que están en el interior del invernadero son plantas testigo, mientras hacemos los ajustes. Pero la idea es tener 300 especies en el invernadero para así alcanzar la meta.

OaxacaNuestro– ¿Podría hablarnos acerca del invernadero?

Alejandro de Ávila– El invernadero está compuesto por dos cámaras, una para plantas tropicales y la otra para plantas de montaña. Refrescamos con un sistema del cual somos pioneros, ya que no se ha utilizado en otros jardines botánicos del mundo. La energía para hacer circular el aire y la energía para nebulizar el agua, es energía obtenida gracias a las celdas solares que está instaladas en el edificio del Jardín. El agua que se utiliza la recolectamos durante las lluvias y el aire lo enfriamos por geotermia. La empresa Solaris de Alemania fue la encargada de calcular todo lo relacionado con la cámara de geotermia.

Lo que esperamos con el invernadero es mostrar principios de co-evolución a los estudiantes para que aprendan que en Oaxaca existe una gran diversidad de plantas que viven en condiciones, que en la ciudad, no podemos apreciar.

OaxacaNuestro ¿Quién diseñó el invernadero?

Alejandro de Ávila– El Arquitecto mexicano Francisco González Pulido, quien no tiene obras en México pero fue el encargado de diseñar el Aeropuerto Internacional de Bangkok, la oficina de Correos en Tokio, entre otros.

El sello de sus construcciones es ser modulares para ser reciclables, por ejemplo si quisiéramos reubicar el invernadero podríamos hacerlo, porque es desarmable. La estructura de acero tiene una innovación, las articulaciones entre el cristal y la estructura tienen movilidad, esto asegura que aunque haya un sismo de 9 grados, no se va alterar, ni va a significar un riesgo para las personas que puedan estar dentro del invernadero.

Por si fuera poco, Francisco González donó su trabajo al Jardín Etnobotánico.

OaxacaNuestro – ¿El Jardín es pionero en cuestiones de sustentabilidad?

Alejandro de Ávila– Así es, acabamos de recibir un reconocimiento por las buenas prácticas ambientales y el organismo Canadian Garden Council nos ha catalogado como uno de los 10 jardines dignos de ser visitados en Norteamérica.

En México otorgaron el reconocimiento a dos jardines; pero el Etnobotánico es el único jardín público y el único jardín botánico que recibió el reconocimiento, reconocen también “Las Pozas”, un área natural de Jiricua en San Luis Potosí, pero ahí no hubo plantaciones, simplemente se respetó lo que la naturaleza ya había plantado en el lugar y en ese sentido no es un jardín comparable al nuestro.

OaxacaNuestro– La sustentabilidad del jardín es algo visible, en la entrada se pueden apreciar los paneles solares.

Alejandro de Ávila– Así es, anteriormente pagábamos miles de pesos por concepto de energía eléctrica; por ello optamos por colocar paneles y con la energía que se genera a través de ellos podemos mantener el Jardín en funcionamiento, así que la electricidad que obtenemos a través de la red de Comisión Federal de Electricidad es mínima.

OaxacaNuestro– ¿De dónde obtienen el agua para el Jardín?

Alejandro de Ávila– La explanada que normalmente se alquila como espacio para eventos, es la cubierta de la cisterna, la cual mide 441m2 y tiene 4 metros de profundidad. Estamos almacenando 1’300,000.00 litros, es la cisterna de agua de lluvia más grande en el estado. Fue construida durante la administración de Diódoro Carrasco, quien brindó apoyo al proyecto. Y gracias a ella podemos regar el jardín, tener agua en los sanitarios, etc. Hay todo un mecanismo detrás, no es solo la cisterna, va desde la captación hasta la filtración del agua.

Cuando se terminó de construir optamos por cubrirla con cantera para que fuera afín al edificio y para que sirviera como espacio cultural. Y resultó, esto se ha convertido en un exitazo, esto se renta prácticamente cada fin de semana del año y está generando millones de pesos en utilidad al gobierno del estado.

OaxacaNuestro– ¿Estos ingresos contribuyen al mantenimiento del Jardín?

Alejandro de Ávila– Lamentablemente un decreto de la Secretaría de Administración en 2015 retiró al Jardín Etnobotánico la jurisdicción de los espacios que generan recursos. A pesar de que es en la plancha de la cisterna en que la mayoría de ellos se llevan a cabo. Esto merma nuestra capacidad para financiar nuevos proyectos que tenemos en mente cómo hacer del espacio un lugar más accesible para personas con discapacidad, construir áreas didácticas paras los niños que nos visitan, etc.

OaxacaNuestro– ¿Qué otros proyectos conforman el Jardín Etnobotánico?

Alejandro de Ávila– Tenemos un banco de semillas el cual hemos ido conformando con las que recolectamos en el trabajo de campo y con las que se producen aquí.

También poseemos un herbario, el cual nos permite dar constancia de los especímenes que tenemos. Cabe destacar que esta información no es accesible a todo el público, ya que los jardines botánicos reservamos información sobre las especies para evitar que haya saqueo de las poblaciones silvestres.

Poseemos la única biblioteca abierta al público, del estado de Oaxaca, dedicada a las ciencias naturales, pero también a la problemática ambiental, al conocimiento tradicional del medio ambiente, a políticas públicas, a planes de gobierno y a las lenguas indígenas de Oaxaca. Tenemos una selección de libros para niños, relacionados con la temática del Jardín, libros de cultura ambiental, etc.

Y estamos muy orgullosos porque recibimos dicho acervo de la Sociedad Botánica de México, anteriormente la UNAM era la encargada del resguardo de esos libros, pero cuando anunció que le era imposible seguirlo manteniendo, diversas instituciones del país hicimos solicitudes para que nos fuera otorgado. Finalmente se nos entregó la colección en resguardo por ser Oaxaca el estado con mayor biodiversidad del país.

Alejandro de Ávila termina el recorrido recordando que a pesar de que al gobierno le ha faltado sensibilidad sobre el tema, el Jardín Etnobotánico se mantiene como una joya en medio de la ciudad.

No cabe duda de que el Jardín es un espacio que merece ser visitado y reconocido por los oaxaqueños, pero sobre todo que merece el apoyo de más personas. El fideicomiso se extinguió hace varios años, pero la voluntad y el esfuerzo de quienes trabajan en el Etnobotánico ha permitido que se mantenga y siga creciendo a la par de los sueños de quienes ven en este espacio, un lugar que rescata el trabajo de grandes hombres como Casiano Conzatti; y al mismo tiempo da constancia de nuestro paso por esta tierra.

Alejandro de Ávila dice que al corazón no solo hay que escucharlo, sino también hacerle caso. Cuando él le hizo caso regresó a Oaxaca para dar vida al Jardín Etnobotánico y sí, aquí está su corazón.

Los invitamos a visitar el Jardín Etnobotánico de Oaxaca, donde no solo encontrarán muestras vivas de la flora endémica de nuestro estado, sino también obras del Maestro Francisco Toledo y Luis Zárate.

Los recorridos guiados son de lunes a sábado a las 10:00hrs, 12:00hrs. y 5:00pm también realizan recorridos a grupos escolares de manera gratuita, previa cita al 5165325 5169017.

 

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta