Por: Ana Isabel Vásquez Colmenares

Con el corazón lleno de emoción y de agradecimiento por haber nacido en esta privilegiada tierra, escribo estas líneas casi cerrando la semana mayor de las fiestas de la Guelaguetza 2017. Poco es lo que pueda escribir sobre las desbordantes emociones que inundaron el Auditorio Guelaguetza  durante un  Lunes del Cerro que transcurrió en calma,  donde oaxaqueños y visitantes  cantaron, bailaron y se llenaron de esa fuerza ancestral  que cada una de las Delegaciones nos entrega generosamente y que  nos alimenta en lo más profundo de nuestro ser.

Tal como hemos comentado, este año pusimos nuestros mejores esfuerzos en ofrecer a la ciudadanía y al turismo que nos visita, actividades artísticas y culturales que llenaran de alegría la ciudad, permitiéndonos alcanzar a diversos públicos. Así pues, déjenme contarles que todas las tardes en el jardín del pañuelito, hemos tenido actividades de danza y música, con bailes y sones propios de cada una de nuestras regiones.

El lunes por ejemplo, nuestra querida Susana Harp asistió a la presentación de versadores repentistas del Papaloapan y del grupo Son Tapacaminos de Fernando Guadarrama, que con la alegría de sus jaranas y de sus versos, contagiaron al público de esas ganas de zapatear  y de acompañar con palmas, sus sones de la Costa Chica y de la Cuenca del Papaloapan, para recordarnos la hermandad entre Oaxaca y Veracruz, vertida en la música y en el agua de nuestros ríos. Y así cada día, cada exponente, de cada región, sorprendió a un público que entre sonrisas y aplausos mostró su satisfacción.

El martes por la mañana inauguramos el Encuentro de Arte y Diseño Textil “Oaxaca Diseña: Tradición e innovación Textil”; en compañía de la Secretaria de la Mujer, Miriam Liborio Hernández, quien asistió en representación de una gran impulsora del sector, me refiero a la Presidenta del DIF, Ivette Morán de Murat; de la Directora y Fundadora de la Escuela Libre de Arte y Diseño, Edna Ambrosio; del Director del Jardín Etnobotánico, Alejandro de Ávila; así como de expertos como Felicitas Sánchez Zepeda y Rosa Pineda Luna.

Verdaderamente ha sido una experiencia sumamente enriquecedora y gratificante haber propiciado este diálogo entre las diversas visiones del sector ante sus desafíos y perspectivas, que además  sirviera para dar a conocer algo de la investigación, la creatividad y el trabajo, a la que artistas, maestras artesanas y artesanos, académicos y gestores culturales, le dedican su vida y sus esfuerzos, preservando así  la más alta calidad en el Arte Textil Oaxaqueño, el cual representa nada menos que la mayor diversidad  textil de Mesoamérica.

Durante cuatro días abordamos temáticas  como la protección de la autoría de textiles indígenas y los dilemas éticos que esto supone, así como la inevitable disyuntiva entre cambio y continuidad que el tiempo plantea a la producción y uso de las indumentarias indígenas. A través de los talleres de apreciación, aprendimos un poco más sobre los tejidos, bordados y técnicas del arte textil de cada región. Muchas y variadas conclusiones nos quedan de este encuentro a las que vale la pena dar seguimiento para revalorar y proteger uno de los grandes tesoros de Oaxaca.

El mismo martes en punto de las ocho de la noche, Lila Downs llenó el Guelaguetza con esa voz profunda que bien sabe representar la pasión, gallardía y tesón que nos caracteriza. Acompañada de la fuerza del grupo tierra mojada y de la gracia de los grupos dancísticos, Lila ofreció un espectáculo que nos movió a todos por dentro y por fuera. Quizá es que en sus canciones conviven felizmente la tradición y la música popular que acompaña el día a día de las y los oaxaqueños, o que  su carisma sabe  reconocerse en el de su público, lo cierto es que en su concierto estallaron miles de fuegos artificiales sin pirotecnia de por medio. No me queda duda que el segundo concierto que se llevará a cabo el martes 25, también será todo un éxito, les recomiendo ir cuanto antes por sus boletos a la taquilla del Teatro Macedonio Alcalá y llegar temprano.

El miércoles por la tarde se realizó un espectáculo maravilloso destinado a un público muy especial, a nuestras niñas y niños oaxaqueños. Bajo el encanto de las notas de la Letera Mágica, niños y adultos disfrutamos atentos la grandiosa interpretación de Pedro y el lobo, a cargo de la Orquesta Primavera y de la compañía Estatal de Danza Contemporánea. Por su parte Luis Pescetti nos puso a gritar, bailar y cantar con sus juegos y canciones  a ritmo de blues, jazz y rock, que entre chiste y chiste nos hicieron pasar una tarde mágica. Alegría, juego y emoción en un doble concierto con un mensaje muy importante para todas las mamás y papás: Dejar por un rato el celular para dedicarle nuestra atención a lo más preciado que tenemos, nuestros hijos.

El jueves también tuvimos un doble concierto, esta vez dirigido a los jóvenes y a sus papás. Primeramente, el dúo Mexicanto ambientó de bohemia el Guelaguetza con canciones trovadoras inolvidables como “coincidir”, que a más de uno nos hizo recordar otras épocas. Ya entrada la noche, los Mezcaleros de la Sierra y Clorofila de Nortec Collective, prendieron el auditorio con su ritmo norteño-techno, y rápido conquistaron a un  público que tenía ganas de bailar y de desconectarse de la rutina.

Y para cerrar con broche de oro, el viernes por la noche volvió a escena Susana Harp, esta vez para celebrar los 40 años de la Banda Filarmónica del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM), acompañada por grandes voces como la de Ely Guerra, Ana Díaz y María Reyna González,  las notas de Héctor Infanzón, y la flauta de Horacio Franco, entre otros grandes artistas; que nos ofrecieron un concierto que desde el primer momento con la aparición del pequeño Eli José Lara, llenó de emotividad el escenario convirtiéndolo en una gran celebración pluricultural, impregnada totalmente del espíritu de Guelaguetza, con memorables interpretaciones de El Andariego, Fandango Tehuano y Dios nunca Muere.

Han sido días completos de actividades, en los que todo el equipo de SECULTA  hemos volcado nuestros mayores esfuerzos, con el único objetivo de que las y los oaxaqueños, pudiéramos hacer una pausa en la inercia de la

rutina, para disfrutar de la gran riqueza cultural que nuestros ancestros nos heredaron. Agradezco sinceramente a cada una de las y los artistas que con su talento, entrega y generosidad, nos recordaron que las condicionantes son relativas, que nuestras raíces son más fuertes y que el único tiempo en el que la felicidad es posible, es en el presente.

 

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta