La siguiente historia me fue transmitida por el señor Roberto Dionicio García, indígena Chinanteco del municipio de San Lucas Ojitlán, Oaxaca y desplazado de la presa cerro de oro, actualmente radica en la ciudad de Tuxtepec Oaxaca, en este como en muchos mitos Chinantecos, se reflejan elementos no indígenas, asociados al cristianismo o a los nuevos elementos incluidos por los colonizadores españoles.

Hace mucho tiempo cuando los animales hablaban, el conejo y el coyote siempre estaban en una constante carrera y lucha por su vida, entre ellos el coyote, el cual llevaba mucho tiempo intentando cazar al conejo, pero este era muy astuto y siempre se escapaban de su depredador, un día en una de sus constantes carreras, el conejo quedo atrapado sin salida en un barranco, el coyote pensó que había logrado su objetivo porque en ese momento no había salida para el conejo.

Pero al verse en esa situación, el conejo habló con el coyote y mirando al cielo, le dijo que la luna era comida y estaba hecha de queso, entonces el conejo convenció al coyote de llegar juntos a la luna dando cada quien un salto, pero al momento de saltar, el conejo dio un gran salto, tan alto que quedo estampado en la luna, y el coyote cayó al barranco.

Desde ese día, los coyotes aúllan a la luna por el conejo que se les escapo en los tiempos antiguos.

Por: Jesús Rafael Santaella Dionicio

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta