Templo de Tlacolula

Hace unos días, el domingo exactamente, cuando esperaba a un costado del parque de béisbol Eduardo Vasconcelos el colectivo que me llevara a Mitla, se acercaron dos güeras altas a preguntarme: “hola, ¿pog aquí pasa el augtobús que lleva al tule? les respondí que sí, y aunque la pregunta que les hice era evidente, les dije: son de Francia, ¿verdad? Respondió afirmativamente y al mismo tiempo señalaba su boca, como diciendo, sí, el tono me delata.

 
Como buen anfitrión y embajador de Oaxaca, les di opciones de cómo llegar, la descripción y color de los autobuses que van hacia allá y también de los taxis foráneos o colectivos. Pregunté cuanto tiempo estarían en Oaxaca, me respondieron que no sabían y fue ahí donde les recomendé visitar Tlacolula si les daba tiempo y ya que están ruta darse una vuelta por Hierve el Agua. No sabían cómo se escribía por lo que me pidieron que lo anotara en la libreta que llevaba.

 
Les conté que los domingos eran día de plaza en Tlacolula, les recomendé comer barbacoa de chivo en el mercado, tomarse un mezcal después de la comida y una nieve de leche quemada con tuna como postre para cerrar ese capítulo gastronómico. Hubo oportunidad de contarles brevemente sobre el templo de Tlacolula y sobre la conservación de la práctica del trueque en esta plaza.

 
Platicamos sobre la impresión que tenían de Oaxaca y de los lugares que habían visitado en México. Venían llegando de la Ciudad de México, estarían en Oaxaca, después se irían a Chiapas y finalmente el viaje terminaría en Quintana Roo, para después volver a hacia Francia. Entre muchas cosas que me dijeron, hablaban de los lugares geniales que tiene México, hablaron de la cultura, de las bibliotecas y museos de la capital del país; de la cultura, paisajes y de la comida de Oaxaca.

 
Desafortunadamente no pudimos platicar más porque pasó su camión, con un gesto de amabilidad se despidieron y abordaron su autobús, una vez arriba, sonriendo dijeron adiós agitando las manos. Unas personas muy amables y con mucho conocimiento, y es que cuando visitan lugares se documentan, conocen y aprenden, una cultura que deberíamos de adoptar para poder tener más recursos y así, recomendar mejor lo que hay en Oaxaca.

 
Para los que nos leen desde otro estado o país -una de las tantas ventajas que ofrece internet- les comentamos que para llegar a Tlacolula si van en transporte público, pueden abordar el camión en la terminal de segunda clase en la Central de Abasto o bien, tomar un taxi, foráneo o colectivo que va a Tlacolula, estos salen de la central por donde está la terminal de autobuses AU. O mejor aún ambas opciones las pueden esperarlo en el parque de béisbol Eduardo Vasconcelos.

 
El tiempo de llegada es aproximadamente de treinta minutos, el centro se recorre caminando. No olvides llevar tu cámara fotográfica para capturar los colores, texturas y a la gente que amablemente te atiende, gente humilde, trabajadora y de buen corazón. No olvides comprar pan de cazuela para llevar y una botella de mezcal, obvio de productores mezcaleros de la región.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta