Por: Roberto Vásquez

Justo cuando esperaba que las películas de Transformers no podían ser más malas, por fin llega Transformers 5: El Último Caballero y rompe con todo paradigma y nos entregan una completa basura de película, llena de pocas chatarras y unas pésimas actuaciones adornadas con cámaras rápidas, bombazos y una historia totalmente incoherente, decepcionante y absurda.

Se ha estrenado Transformers el último caballero, y es que Michael Bay parece que ya lo hace en burla, y nos entrega una película que no sólo carece de protagonismo de los Autobots y Descepticons, sino que, carece de toda coherencia y lógica en el guion, tratando de meter una historia sobre otra hasta llegándola a convertir en una película de aventura, resolución de misterios, amor, humor, ¡Vaya! Una película al estilo de La Leyenda del Tesoro Perdido (¡pero Chafa!).

Michael Bay hace cine para entretener y pasar el rato, sorprenderte con cada escena de acción, pero con esta película casi logra que uno se arranque los ojos o salga corriendo de la sala, y cuando por fin llega el final de la cinta, te arrepientes de no haber tomado las decisiones anteriores.

Las actuaciones son chafísimas, en las anteriores películas era al más puro estilo de cada película del Director, tal como lo venía haciendo con Bad Boys, Pain and Gain, Las tortugas ninja o las clásicas actuaciones de la franquicia de los Autobots, ¡pero en esta ocasión se pasó! Incluso en las actuaciones de Merlín donde pareciera un vagabundo disfrazado medio bañado que habla al estilo callejero, pidiendo ayuda a unos Transformers caballeros que llegaron hace 1600 años a la tierra. Sólo le faltó rapear para que estuviera completo.

El último caballero está tan recargada de historias, tiene tanta información inservible agolpada en cada escena, que no hay espacio para nada más. No hay espacio para el matiz, para el desarrollo de personajes, para la lógica, el entusiasmo o incluso para la emoción verdadera. Es una película que trata de ser complicada e inteligente, pero cae en lo mediocre y absurdo, es como si metieras en una licuadora la mitología del Rey Arturo, ciencia ficción, malas actuaciones, robots que sólo están de relleno, un báculo para destruir la tierra, un Descepticon (Megatrón) que hace convenios con militares para soltar a sus compañeros que estaban en prisión o los tenían retenidos, y sale al final un dolor de cabeza que no tiene ni una estructura.

Un dato curioso: si a ti te habían gustado los Dinobots que salieron en La Era de La Extinción, y querías ver más de ellos, pues aquí no verás ni más de ellos, al contrario, los verás como unos bufones o mascotas que incluso tienen sus versiones bebés. Hay ausencia de personajes por horas, el guion es un chilaquil, quedan cosas inconclusas y lo peor es que quedan abiertas para una nueva entrega.

Hay personajes incoherentes que no aportan nada a la historia, son un estorbo, unos niños que aparecen al inicio de la película que no aportan nada, ni siquiera buenos chistes. Una nueva protagonista que es una Doctora de una prestigiosa universidad, a la cual la ponen como una solterona que busca el amor de su vida y que curiosamente ella es la elegida para salvar todo. Mark Walberg quien interpreta a Cade Yaeguer es relegado a ser un protector de los Autobots, ¡así es! Porque si los Transformers nos protegen a nosotros, ¿quién protege a los Transformers?. Anthony Hopkins quien interpreta a Sir Edmund Burton, un investigador de los Witwiccans, sabe todo antes que nadie, antes que la Nasa incluso.

Si tú eres fan de películas llenas de efectos especiales y nada más, esta es tu película. Pero si tu estilo de películas es entretenerte al menos con efectos especiales, unas palomitas y que te la pases bien con una trama buena al menos, entonces ¡evítala!

 

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta