Por: Roberto Vásquez

Una de las maravillas de asistir al cine es disfrutar de las buenas historias, el ver una película hecha con amor, cuidada, con una selección musical que acompañe cada escena, y sobre todo, que te erize la piel al ver cada giro de tuerca y sincronía que busca cada director, estos casos son especiales o pocas veces vistos, pero afortunadamente tenemos a Edgar Wright, quien ya nos entrega una de las mejores películas del año y que justamente reúne todas las características que acabo de mencionar, ¡y más!.

Gracias Wright por entregarnos una maravilla cinematográfica. Y es que en este verano nos han caído cada porquería, y se han estrenado peores (una mexicana, de la cual no espero hablar nunca porque me amo a mí mismo y me gusta cuidar mi tiempo) pero gracias a Baby Driver, o mal llamada en México por nuestras queridas Distribuidoras: “Baby el aprendiz del crimen”. Título que nos hace referencia a un aprendiz del crimen, pero no, no hay ningún aprendiz, al contrario, expertos que no sólo nos maravillan con excelentes actuaciones o coreografías bien cuidadas, sino, expertos en hacer cine del bueno.

Baby (interpretado por Ansel Elgort) es un chico que tiene una deuda con un malo malo, llamado Doc (Kevin Spacey) y Baby tiene que usar siempre la música para concentrarse y olvidar un zumbido que tiene en sus oídos, producto de un accidente que le pasó de niño. La deuda es saldada y Baby se enamora, pero Doc no suelta a su mejor conductor y lo contrata ahora para seguir cometiendo crímenes. La historia nos sorprende con un vuelco de tuercas que al final sentirás la adrenalina correr por tus venas.

Y es que la película es una maravilla, la comedia no se siente pesada, es muy ligera y la música acompaña a cada escena, de hecho cada canción dice algo, nos narra parte y el porqué de la historia y coloca al espectador en cierto nivel de sincronía con lo que pasa con Baby.

Las escenas de acción y de manejo en coches son reales, llevadas a cabo en sets, no hay computadora de por medio. Edgar Wright cuidó cada escena, cada sonido, incluso debes notar que hay sincronía de la música con los efectos de sonido, por ejemplo; hay una música movida y al ritmo de la batería se disparan los balazos, al ritmo de las trompetas cambian cartuchos, etc. Sin duda alguna es rica en cuanto a edición.

Mucha expectativa se ha causado porque la actriz de telenovelas adolescentes mexicanas; Eiza González, sale como reparto en esta película, y muchos pensaban si lo haría bien, y es que déjenme decirles que no lo hace bien, ¡lo hace increíble! Eiza se cree el papel de actriz de Hollywood, vive el personaje y no se nota que sea una actriz mexicana, contrario a otras que se les nota la pobreza actoral (¿Verdad Salmita?)

Baby Driver es el hijo que tuvieron La La Land, Rápidos  y la filmografía de Tarantino (incluida y como eje principal Death Proof), se mezcló todo en una licuadora y salió una belleza llevada de la mano de un melómano de nacimiento, director de la película de culto Scott Pilgrim VS the World, y la trilogía del Corneto (Shaun of the dead, Hot fuzz y The World´s End), el gran Edgar Wright cumple, y cumple bien, posiblemente no vemos mucho su estilo geek acostumbrado en cada filme, pero esta podría ser su primer película seria de ficción por la cual será recordado en mucho tiempo.

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta