Imagina que es el año 2122, regresas a la tierra a bordo de una nave espacial de transporte comercial U.S.C.C.S Nostromo y viajas desde el planeta Thedus;  tu tripulación está en sueño criogénico pero despierta al recibir una señal de alerta de origen desconocido, al parecer de un planeta cercano. Pero… ¡Sorpresa!. Están fuera del sistema solar, debido a que la computadora de la nave cambió el rumbo sólo para acudir a esa señal desconocida.

La señal proviene de una nave varada en ese planeta desconocido y la tripulación no tiene de otra más que investigar qué es lo que sucede, pronto encuentran unos huevos que al parecer guardan una forma de vida en su interior; y entonces a uno de tus compañeros le abraza la cara una especie de araña con cola.

Le intentan retirar de la cara ese animal desconocido, pero al cortar una pata de ese abraza caras, sale sangre verde, la cual es un ácido que deshace todo lo que toca… después el portador despierta como si nada y el animal que tenía implantado en la cara, lo ha dejado. Pronto el portador comienza a convulsionarse; y es aquí donde la película Alien nos entrega en 1979, una de las escenas más emblemáticas del cine, donde los mismos actores en el set, no sabían qué es lo que sucedía en el momento del rodaje y al ver al actor que se convulsionaba sobre una mesa y al cual le brotaba sangre del pecho, se horrorizaban, al grado de que una actriz de reparto se sorprende tanto que comienza a llorar como loca y cae, ¡pero la escena no se corta! Es aquí donde surge el Alien en su forma inicial el cual después será llamado Xhenomorph.

Ridley Scott sorprende al mundo con una franquicia que ha sobrevivido ya 38 años, y esperamos con muchas ganas las dos siguientes películas que hasta el día de hoy nos ha anunciado, esto después del estreno de Alien Covenant.

La historia se desarrolla en un mundo de ficción y terror tanto físico, como psicológico; donde la amenaza es un ser de otro planeta que ha invadido no solo a una nave, sino a un cuerpo humano para implantar un huevo, gestarse y surgir como un Alien que busca a otros seres vivos tanto para alimentarse, como para implantar más de su especie, este es el terror físico.

El terror psicológico es que en ese entonces el Alien casi no salía a pantalla, se le hacían acercamientos solo a su cola, o a su boca, o al frente de su cara, muy poco a su cuerpo y siempre estaba entre las sombras, por eso, al ser desconocido en forma a los demás, hasta le temían a la oscuridad.

Y aunque en un inicio la historia tuvo opiniones variadas entre el público, la franquicia sigue viva, alterada, fusionada y hasta reescrita en cada entrega.

James Cameron dirige en 1986 la secuela de “Alien el octavo pasajero”, y la titula “Aliens: el regreso” en una historia más desarrollada,  donde conocemos un poco más de la forma de actuar de los asesinos alienígenas del espacio. Además que nos muestra a una Reina Alien muy imponente y terrorífica.

David Fincher nos entregaría después una tercera parte, “Alien Resurrection”, la cual en una historia muy rebuscada y en una etapa del director que se podría llamar: un tanto juvenil o universitaria. Esta película nos brinda un nuevo origen, en un nuevo planeta, pero con el mismo alien, el cual siempre se transporta y sobrevive a todo, ahora con una actriz principal clonada….¡así es! Ellen Ripley (Sigourney Weaver) ¡ya se había muerto!, pero en esta entrega se tenía que revivir al personaje por eso hubo que clonarla. Este sería el declive de la franquicia.

Pero no perdamos la bonita tradición (como dijera Albertano en María de Todos los Ángeles) de tener a un Alien en el mundo cinematográfico. Antes de Alien estuvo un predecesor pero aquí en la tierra, combatiendo contra nuestro Terminator, Arnold Schwarzenegger, en 1987 se había estrenado Predator. Entonces a alguien se le ocurrió la brillante idea de unir a dos personajes diferentes, de dos mundos diferentes en una sola saga, a partir de un concepto originado en un cómic de Dark Horse de 1989 y pasando por un videojuego de 1994, así surgió Alien vs Predator en 2004.

Es hasta 2012 que Ridley Scott retoma las riendas de la franquicia; y así como lo hace gloriosamente en “Alien el octavo pasajero”, nos brinda Prometheus, la cual explora el origen de estos aliens y nos ataca con preguntas tales como: ¿Por qué del origen de la vida? ¿Quiénes nos crearon? ¿Existe alguien superior en el universo? Y nos propone un génesis y un apocalipsis dentro de una sóla idea: Los aliens son un arma que destruye la vida en el universo.

Aunque no muy bien recibida por el público, Prometeo nos llena de efectos visuales increíbles y marca el resurgimiento de una franquicia que ya no veía cómo levantarse después de haber pasado por las manos de muchos directores y mezcolanzas con otros personajes; logrando revivir al terror-ficción en el cine.

Sin embargo, Prometeo nos lleva de la mano para conocer a los Ingenieros, una raza superior que ha brincado al espacio para hacer vida en planetas, uno de ellos es el nuestro.

Alien Covenant es la última entrega de esta franquicia hasta ahora, Scott sigue en la línea de rebuscar el origen de las cosas, explicar y tomarse su tiempo para crear un nuevo mundo alrededor del origen de estos aliens. Ahora la primicia es un tanto diferente y nos brinda una idea renovada sobre la línea argumental a la que nos tenían acostumbrados desde la primera entrega. Con Prometeo nos presentan el origen de la vida y con Covenant continuamos en una dirección diferente.

Alien Covenant se estrena en mayo de 2017, trata de una colonización a gran escala que se pretende hacer en un planeta distante, apto para la vida, similar al de la tierra. La nave lleva dos mil tripulantes en criogenización, los cuales deben colonizar y procurar la vida en ese planeta, pero en la ruta un fenómeno natural en el espacio avería los controles de la nave Covenant, haciendo que se pierdan muchas vidas en este suceso. Los científicos que dirigen la misión se despiertan, la computadora de la nave informa que hay un planeta más cercano y que curiosamente es apto para la vida también, por lo que es mejor ir a un planeta desconocido y habitable que queda a semanas de transcurso, que al planeta original al cual iban pero que queda a siete años aun.

Lo que me enoja de esta última película es la aparición de cada uno de los aliens. Nos habían acostumbrado a que un Xhenomorpho se crea en un huevo, del cual sale un abrazacaras que envuelve al portador, gesta en su interior una especie de culebra con dientes de metal, el cual se desarrolla con el paso del tiempo y da paso al alien negro con piernas alargadas, cola y brazos. Pero, en Convenant, no es así.

Ahora los científicos se infectan por esporas; y cuando era imposible quitar un abrazacaras de un portador porque podía asfixiarlo, ahora si pueden quitarlo y en cuestión de segundos el alien es implantado e inmediatamente después surge un Xhenomorpho en miniatura, ya con brazos y piernas brotando del cuerpo del portador, una cosa totalmente diferente a lo acostumbrado.

Alien Covenant no ha convencido del todo al público, a muchos les gusta, a muchos no. Debemos admitir que a la franquicia no se le puede sacar más, no hay de donde. La saga inicia en Alien el octavo pasajero y termina en Aliens el regreso, en la primera y la segunda, las demás son de relleno.

Hay que aceptar a Prometeo y a Covenant no como una continuación o predecesora de la saga, sino como un reinicio de la misma. Aunque no se admite directamente, en un futuro nos darán la sorpresa de que estábamos engañados y que lo que hemos visto desde Prometeo no es la continuidad de Alien, sino el reinicio de la misma.

Muchas películas han tenido sus baches a lo largo de su saga, muchas para mal;  y es que al público ya no se le puede complacer tan fácilmente, ya todo lo hemos visto, ya todo lo conocemos y por ello las malas críticas a películas que si son diferentes, no se aceptan; y si son innovadoras, a muchos no les parecen.

Alien Covenant, es una película que debe verse a concienci, dejando de lado todo aquello a lo que nos tenía acostumbrado Ridley Scott desde su primer película en 1979; en Covenant se reinventa a sí mismo, pero que nos deja con un sabor de boca agridulce que nos hace preguntarnos: ¿No vió la primer película de Alien que dirigió? ¿Sabe que su tesis propuesta se contrapone a lo que está haciendo ahora?

Por: Roberto Vásquez

Opt In Image
Suscríbete a OaxacaNuestro
Y únete a más de 3,000 #OaxacaLovers

Te enviaremos semanalmente un resumen con los artículos destacados, las mejores promociones y los listados más recientes que agreguemos al sitio.

Lo mejor de todo, ¡es gratis!

Deja una Respuesta